Concurso de Pintura…

Estándar

Sin título

Posiblemente no estaría yo pintando si no fuese porque en 2009 gané un premio en el Concurso de Pintura Mesa y López (yo le llamo así, aunque su nombre completo es el larguísimo Concurso de Pintura Rápida al Aire Libre Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria”).

Aquella primera vez me lo planteé como un reto. Soy un pintor lento e intentar acabar un cuadro en 5 horas me parecía estimulante. Y luego tuve suerte y gané un premio. Pero no sólo eso, lo recuerdo bien porque aquello se me quedó grabado en mis emociones: mi mujer y mis hijos saltando de alegría al oír mi nombre, mi cara de sorpresa primero y de alegría después, la sesión de fotos, la exposición de aquella obra el mismo día que cumplía 50 años…

Eso ya lo conté por aquí en un post, “Concurso de Pintura Mesa y López 2009″ que publiqué dos años después, quizás por toda aquella emoción, pero que ayer volví a recordar mientras pintaba, mientras esperaba la exposición y la siempre larga deliberación, y mientras, ya en casa, con mi cuadro no premiado, analizaba por qué este año me volví a presentar, tras dos años sin participar.

Y es que me resulta lícito admitir que, con los tiempos que corren para el Arte, haya artistas que recorren el país con su maleta y caballete, presentándose a todo concurso que se preste, ajustando sus obras a este o aquel tema, a esta o aquella ciudad, actuando con excepcional pericia y rapidez, y llevándose algún premio con el que posiblemente apenas cubrirán mínimamente sus gastos de ese y otros concursos. Son artistas que suelo ver cada año, sus caras y estilos empezan ya a serme conocidos.

También me resulta lícito admitir, aunque me cueste, que las empresas o jurados seleccionen aquellas obras que se ajusten a ciertos criterios, tamaño… colores grises o apagados… temas locales… algo que al menos yo, también observo año tras año.

concurso-pintura00

Y admito también que este Concurso, que lleva 19 años organizándose y concediéndose, es todo un mérito para su organización, porque aun cuando la cuantía de los premios sea similar a la de hace 5 años, también admito que en estos tiempos de precariedad debe ser un gran esfuerzo mantener este concurso y conseguir patrocinios.

Lo que ya me cuesta admitir más es que, siendo este el concurso “de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria” se centre en una única calle, y nni siquiera en toda, sólo en la ruidosa y agobiante Rambla de Mesa y López. Me gustaría haber pintado mi “Palmera” viéndola mientras lo hacía, apreciando detalles que en una foto no se aprecian, pero no pude, no me dejaron, estaba fuera de ese espacio.

Reconozco que me cuesta admitir también el tema libre en estos concursos “al aire libre”, donde cada cual se lleva su estudio a la calle y pinta lo que sea y como sea, y aquello se convierte en un revuelo de fotocopias, o de técnica mixta o de pericia y rapidez. Quizás sea que para mí que estoy acostumbrado a dibujar lo que veo, a que para mí la magia del “Aire libre” sea ese pintar el aire que tenemos delante. Así lo hice la primera vez, y así gané:

Me cuesta admitir también ese cierto desapego de la organización hacia quienes allí pintamos ayer, unas 150 personas luchando contra sí mismas durante 5 horas pintando y otras casi 4 esperando, con hambre, con sed, a veces solas, a veces angustiadas, de las cuales unas 140 quedarán decepcionadas con el resultado, y a quienes bien se nos podía haber “premiado” con algo más que una pegatina diminuta, y quizás se nos podría haber animado y reunido mejor.

Y finalmente, me cuesta admitir el lugar y el modo de entregar los premios, en aquella estrecha rambla donde, casi sin espacio, pegados unos a otros, estirando nuestros cuellos, apenas pudimos alcanzar a ver las obras premiadas y menos aún a escuchar con claridad la voz del jurado leyendo los premios, los números de obras y los nombres de los artistas, susurrando entre nosotros lo que creíamos haber oído. Casi me pareció aquello, con todos los respetos, un sorteo donde se canta los números premiados a viva voz, y no muy fuerte.

Y entonces, escrito todo esto, reflexiono: ¿por qué participar en este concurso?

Quizás porque es el único y el último concurso de pintura al aire libre en mi ciudad.
Quizás porque, como la primera vez, me sigue gustando aprender, retarme a intentar pintar en pocas horas.
Pero, sobre todo, porque aquella primera vez quedó grabada para mí en lo emocional, y por eso, el mejor premio que recibí ayer, fue tener al lado a mi mujer cuando, tras casi 4 horas de espera, conseguimos alcanzar a oír, casi en susurros, que esta vez no había premio para mí.

Les dejo una foto mía con la obra final, “Palmera”, tal y como quedó (aunque posiblemente cambiará), y debajo las fotos de mi proceso de trabajo:

Sin título

Sin título Sin título Sin título Sin título Sin título Sin título

//

Concurso de Pintura 2014  las fotos en mi página en Facebook de Pedro Villarrubia.

“Recuerdo”

Estándar
“Recuerdo,… así se llama la exposición enREDada en la que participo.
Es para mí una exposición especial, en Jaén, la ciudad donde nací, y de donde salí con 14 años.
Y para ella diseñé una obra fotográfica con el mismo título, “Recuerdo”, también muy especial para mí, porque está elaborada con la fotografía de los recuerdos de Jaén que me han acompañado todos estos años, primero en Granada, y después, estos últimos 30 años en Canarias.
Fotos de bebé, notas y diplomas escolares, mis primeras fotos de carnet, notas manuscritas y cartas, todas ellas recorridas por la palabra “recuerdo”… mezcladas, lejanas y al mismo tiempo muy próximas a mí:

"Recuerdo"

43º Sketchcrawl… dibujando algo feo.

Estándar

Ayer sábado se celebraba el 43º Sketchcrawl mundial.

En 108 lugares, o quizás más, de todo el mundo, como cada trimestre, grupos de dibujantes salieron a dibujar,

No es excusa, pero hasta la víspera yo no lo recordé, y cuando envié el email supongo que ya era tarde para cambiar planes.

Así que dudé si salir, pero finalmente salí solo. Mi idea era acercarme a la Puntilla, donde dibujamos con Nina Johansson, y luego seguir dibujando hacia la Isleta y el Confital, pero pronto cambié de idea: decidí dibujar lugares o elementos que no me gustan de esta ciudad, o que me resultan chocantes o fuera de época, así que en este post no voy a incluir sólo los dibujos, sino también una fotografía, a veces con mi dibujo en ella, el dibujo terminado y una breve explicación previa:

1. Búnker en la Minilla.

Mi primer dibujo fue el de este abandonado y tapiado búnker en la zona más alta de Las Palmas, con el edificio de los taxistas al fondo, que es el más alto (y no por ello el más bonito) de la ciudad. Es un resto de las fortificaciones de la ciudad y en un tiempo se habló de edificar allí una mezquita. De momento, el gran solar abandonado sirve de sitio de paso y allí crecen ahulagas, matorrales… y gatos.

IMG_0001_

Búnker en la Minilla. Dibujo.

Bunker en la Minilla

Búnker en la Minilla

2. Estadio Insular.

Cerca de allí se ve el abandonado Estadio Insular, que lleva años abandonado entre pleitos por conservarlo o tirarlo. En su interior ha crecido todo tipo de vegetación y últimamente he oído que harán un parque en su interior manteniendo las fachadas y otras estructuras del edificio. En ese breve tiempo el día se nubló, por lo que decidí pintarlo con pluma negra y aguada. Delante, en la ladera, se ve una palmera que resiste entre casas modestas repletas de tablas y vallas hechas de cualquier material. Al fondo, entre las casas bajas se levanta una torre que alguien dejó edificar fuera de toda proporción, detrás un barco perforador, a veces se ven plataformas petrolíferas, y a la derecha, la “Supercomisaría”, otro edificio que alguien también permitió edificar en los linderos de Ciudad Jardín:

IMG_0002_

Estadio Insular. Dibujo

Estadio Insular

Estadio Insular

3. Plaza de España

La Plaza de España se llamó durante muchos años la “Plaza de la Victoria”, y aún la recuerdo yo por ese nombre, y quizás por ello se celebran allí ascensos y otros triunfos deportivos. La he dibujado otras veces, como en la portada de la revista “Mirador de Las Palmas”, y no la elegí esta vez precisamente por estar abandonada, sino por lo “chocante”: una ruidosa rotonda rodeada coches circulando, bares, terrazas y altos edificios abalconados, y en su centro un grupo escultórico de estilo indigenista de Luis Montull titulado “Actividades primitivas canarias”, donde, al menos en mi visión se aprecia sufrimiento y esfuerzo artesano muy alejado de lo que le rodea.

IMG_0003_

IMG_0003b_

4. Rambla de Mesa y López

Aunque se la conoce como “avenida”, su paseo central le ha hecho tomar ese nombre. De nuevo dibujé lo feo y lo perplejo: altos edificios comerciales, tráfico a ambos lados y un paseo central arbolado, con extraños expositores de publicidad, parterres de flores y bancos para… sentarse. En su última “reforma” el ayuntamiento quitó un carril de circulación, lo pintó de colores e insertó bancos, barreras y macetones, sin que en mi opinión haya embellecido mucho las cosas. Sigue siendo ruta casi obligada para ir al puerto en coche, guagua y taxi y, como en la anterior plaza, siguen siendo estos los dueños del sonido y del espacio.

Rambla de Mesa y López

Rambla de Mesa y López. Dibujo

Rambla de Mesa y López

Rambla de Mesa y López

5 . Arsenal o Base Naval

Al final de la rambla, en otra rotonda, está la entrada de la Base Naval o Arsenal de Las Palmas, una oscura y sólida masa oscura que cierra una de las avenidas principales de Las Palmas, y que continuada por un muro gris acompaña a peatones, ciclistas y vehículos desde allí al Muelle de Santa Catalina, o en la otra dirección, hasta la playa de las Alcaravaneras. Al fondo se ve la Isleta y el Centro Comercial el Muelle. Ya no hay muchos barcos en la Base Naval, y alguna vez se habló de trasladarla, o de retrasar esa portada. Pero ahí sigue :

Arsenal o Base Naval. Dibujo.

Arsenal o Base Naval. Dibujo.

Arsenal o Base Naval.

Arsenal o Base Naval.

6. Centro Comercial el Muelle

Cuando se hizo, en su entorno no había más que naves industriales y barcos, y su aspecto era el de un gran mamotreto cúbico que no nos dejaba ver la Isleta. Con el tiempo el entorno ha mejorado y yo diría que ya me he acostumbrado a verlo, como la enome vela del intercambiador, el recinto para perros y los feos, en mi opinión edificios Elder y Miller. Incluso desde aquí se ven las dos torres de la ciudad, la del Hotel AC y las del Woerman, que alguna vez he dibujado también. Pero me centré en dibujar tan sólo el Centro Comercial y su entorno. Y fue aquí donde acabé mi jornada del 43º Sketchcrawl:

Centro Comercial el Muelle. Dibujo.

Centro Comercial el Muelle. Dibujo.

Centro Comercial el Muelle.

Centro Comercial el Muelle.

 

Finalmente, si quieren ver en un plano la ruta y los sitios desde donde dibujé, pueden pulsar en este enlace: Mapa de Flickr de mi 43 SketchCrawl

“Trazo a trazo… dibujando el horizonte”

Estándar
“Trazo a trazo… dibujando el horizonte”

En marzo publicaron en la revista “Mirador de Las Palmas” dibujos míos y un artículo que escribí sobre los “urban sketchers”.

En la portada, mi dibujo de la Plaza de España, y debajo de él, el título “Trazo a trazo” y el subtítulo “los urban sketcher se reúnen para inmortalizar la ciudad”:

Imagen

Plaza de España, mi dibujo en la portada.

Dentro, en las páginas 18 y 19, mi artículo y más imágenes, bajo el título “Dibujando el horizonte” y el subtítulo “El Sketchcrawl es una tendencia urbana en la que los artistas captan la esencia de su entorno”:

Imagen

Mi artículo en el interior de la revista.

A la editora de la revista “Mirador de Las Palmas”, Belén Alarcón, le debo agradecer, además de ponerse en contacto conmigo, elegir los títulos, pulir, mejorar y publicar mi artículo, que añado aquí para facilitar su lectura, tal y como fue publicado, en tres partes:

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Dibujando el horizonte. El “Sketchcrawl” es una tendencia urbana en la que los artistas captan la esencia de su entorno

Un maratón de dibujo, una jornada en la que grupos de ilustradores, denominados “urban sketchers”, se reúnen para dar rienda suelta a sus pinceles. Esto es lo que se esconde tras el “SketchCrawl”. Cada tres meses, estos aficionados se dan cita en distintas ciudades del mundo para inmortalizarlas en sus cuadernos y luego mostrar sus coloridos resultados en Internet.

“Urban Sketchers” es el nombre internacional que se nos da a los dibujantes a los que nos gusta ilustrar en nuestros cuadernos al aire libre cualquier espacio de las ciudades en las que vivimos o visitamos para luego compartir con el mundo nuestros trazos a través de la Red. Esta plataforma ha permitido poner en contacto a todos aquellos que disfrutamos de este arte. A algunos les gusta admirar la arquitectura de una ciudad y dibujarla, a otros el turismo y la gente en las calles y a muchos les mueve simplemente la afición de dibujar.

De esta manera, han ido surgiendo grupos y blogs (se pueden ver todos en la página http://www.urbansketchers.org/) que muestran online los dibujos urbanos de distintos países y lugares a los que han viajado y posteriormente retratado en sus cuadernos. Periódicamente, se convocan reuniones de dibujantes, generalmente los fines de semana, para compartir momentos y motivos que dibujar. Además, trimestralmente tienen lugar los SketchCrawl mundiales.

En cuanto a mí, siempre he dibujado, y Las Palmas de Gran Canaria, donde vivo hace más de 30 años, me parece precisamente una ciudad muy “dibujable” por diferentes motivos: los barrios que tiene, sus edificios, las playas, el puerto, los deportes que aquí se practican o sus parques y terrazas, todos ellos lugares que se prestan a ser inmortalizados. Además, si el buen clima y las horas de luz ayudan, el escenario es aún mucho mejor. Sin embargo, no fue hasta que encontré estos grupos en internet cuando sentí la necesidad de llevar a cabo mi pasión en grupo. Aquí ya había urban sketchers, como es el caso de Ale, pero yo no los conocía.

Desde que tuvo lugar la 34 edición del SketchCrawl en el año 2012, he seguido dibujando y, cada pocos meses, convocando a los amantes de este movimiento en distintos lugares. En este tiempo ha habido de todo: algunas quedadas con más asistentes o menos, algunas yo solo y otras, como la realizada el pasado 25 de enero (el 42 SketchCrawl) en las que nos reunimos cinco dibujantes que coincidimos con la Gran Canaria Maratón, gracias a la que compartimos ambiente y perspectivas. Al fin y al cabo dibujar es también, en cierto modo, una carrera de fondo y hacerlo en grupo ayuda a mejorar el modo de ver nuestro entorno.

Pero lo que está claro es que nuestra ciudad reúne muchas características que la hacen atractiva. De hecho no es la primera vez (ni será la última) que un dibujante de fuera contacta conmigo. Quizás todavía falta un poco para llegar a este punto, pero en otras ciudades de España como Madrid, Barcelona, Sevilla o Málaga, y del mundo, París, Nueva York, Hong Kong o Tokio, existen grupos que se reúnen casi todos los fines de semana.

Espero y confío en que en próximos años se vaya creando un grupo así aquí. No es preciso más que un cuaderno, lápices, rotuladores o acuarelas y mostrar lo mejor que podamos o queramos lo que tenemos delante. Se trata de ser testigos del lugar en que vivimos, como muestro en mis dibujos. Así que, si alguna vez me ven dibujar, anímense, tomen una hoja de papel y un lápiz, y olvídense de todo lo demás. Dibujen y disfruten.

Imagen

A través de los “retratos” de la ciudad somos conscientes del lugar en el que vivimos.

2012 - El 21 de enero de hace dos años se dieron cita nueve amantes del dibujo para pintar la ciudad en el marco de la 34 quedada mundial

Hace dos años aproveché el 34 “SketchCrawl” para convocar a través de Internet a los dibujantes de Las Palmas. Llegué incluso a contactar con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y con el Cabildo, ya que pensaba (y pienso) que el turismo artístico puede ser otro tipo de oferta muy atractivo para esta ciudad. Lamentablemente, no recibí respuesta. También contacté con la prensa local y conseguí que el periódico Canarias7 publicara la convocatoria en su edición digital. También hice una labor de difusión de la quedada por las redes sociales, principalmente en Flickr, Facebook y Twitter. Aquel 21 de enero de 2012 llegamos a reunirnos nueve personas, de diferentes estilos y tendencias, y dibujamos la ciudad desde Vegueta a la playa de las Canteras. Posteriormente los resultados de ese encuentro los mostramos en mi blog (http://acuarelasyapuntes.wordpress.com/)

Imagen

REGLAS DEL MOVIMIENTO “URBAN SKETCHERS”

En 2007, Gabriel Campanario estableció un grupo al que llamó “Urban Sketchers”. Este dibujante español residente en Estados Unidos identificó ocho reglas básicas para los amantes de este movimiento cultural:

1, Dibujar in situ, a cubierto o al aire libre, capturando directamente aquello que observamos.
2. Contar mediante dibujos historias de nuestro entorno, de lugares donde vivimos y donde viajamos.
3 . Dibujar documentando un lugar y un momento determinado.
4. Ser fieles a las escenas que estamos presenciando.
5. Celebrar la diversidad de estilos de dibujo y utilizar cualquier tipo de herramientas y soporte.
6. Ayudarse mutuamente y dibujar en grupo con el resto de “sketchers”.
7. Compartir los dibujos en la Red.
8. Mostrar el mundo dibujo a dibujo.

Imagen

El muelle, inmortalizado en un cuaderno.

Imagen

Uno de los lugares más dibujados: Las Canteras

“Sorolla, el color del mar”, Sorolla en Las Palmas

Estándar

El pasado 1 de marzo visité la exposición “Sorolla, el color del mar”, en el San Martín, Centro de Cultura Contemporánea de Las Palmas de Gran Canaria.

Llegué allí con mi mochila, mis lápices, plumas y acuarelas. Enseguida hube de dejar mi mochila en consigna, pero llevé algunas plumas, mis libretas y acuarelas de bolsillo y entré en la exposición.

No es muy grande, apenas una sala alargada con dos estancias, pocas obras, pero sí que es un gozo verlas, como lo fue para mí visitar su casa museo en Madrid.

IMG_7127

Obras del mar y sobre el mar, grandes y pequeñas, oscuras y luminosas, cambiantes como el mismo cielo y el agua.

Sorolla. Portrait. 6 - Final

Retrato de Sorolla, de PVillarrubia

No sé si Sorolla estuvo alguna vez aquí, seguramente no, pero no dudo que le hubiesen gustado los distintos mares que tenemos en Canarias, luminosos, brillantes, pero también violentos y diversos.

Y es que hay algo que me gusta de las exposiciones de Sorolla y que ya aprecié en Madrid y también aquí: la generosidad. ¿Y qué es la generosidad para mí? la facilidad con que sus obras nos las muestra, nos las ofrece, nos las deja admirar y disfrutar, casi como si lo tuviésemos al lado. Sorolla cedió generosamente su obra y su casa, y su familia respetó su legado, y no las esconde, no las dificulta, no las pone en un altar ni las aleja de la gente. Así sus obras siguen vivas para mí, y cuando las contemplo parece que el mismo pintor me acompañe y aconseje.

 Y así estuve yo, entre encantado y cautivado, mucho tiempo, mirando las olas, las pinceladas, las fechas, los datos, y pasado un rato decidí atreverme a copiar al maestro.

Entre el asombro de asistentes, de los niños más que de los mayores, de los vigilantes de la exposición, durante más de una hora estuve dibujando y pintando pequeñas versiones de las obras que me llamaban la atención, intentando con mayor o menor fortuna capturar el aire o el color o la composición, y las resumo aquí tal y como aparecen en mi album de Flickr “Sorolla. Exposición en Las Palmas de Gran Canaria”:

Sorolla. Exposición en Las Palmas de Gran Canaria: un álbum de Flickr

Y si desean ver mis seis “sketches” o apuntes más detallados, por orden de realización, resumiendo mi visita, y aún no descarto volver, aquí están:

Puerto de Valencia

Puerto de Valencia

 

 

Cap Martí

Cap Martí

Saliendo del Baño

Saliendo del Baño

Las velas

Las velas

San Vicente - dibujo

San Vicente – dibujo

San Vicente - acuarela

San Vicente – acuarela

Un día al Sur de Gran Canaria

Estándar

Hoy fue un día muy dibujado en Gran Canaria. Fuimos al Sur.
Comenzó con partido de voleibol de mi hija:

Voleibol en Arinaga

Voleibol en Arinaga

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antes, estuve dibujando en la playa del Cabrón. Desde allí se divisaba el faro de Arinaga:

Faro de Arinaga

Faro de Arinaga

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después, en el paseo de Arinaga, junto a la playa, tomamos un café e hice otro dibujo:

IMG_0130

IMG_7491

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luego nos fuimos más al sur, a Arguineguín, a comer. Allí, en el Pajar, junto a la fábrica de Cemento comencé un nuevo dibujo:

El Pajar - dibujoIMG_7493

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de comer terminé de pintarlo a la acuarela. Gustó tanto a la gente del restaurante que incluso quedé en que, si conseguía realizar una acuarela, la volvería a llevar allí… y ya veríamos.

IMG_0131IMG_7496

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y el día terminó con un dibujo de la playa cercana de El Perchel, con sus riscos al fondo:

IMG_0132

Como ya dije, una jornada muy dibujada:

SketchalSur

Dibujar en Las Palmas… acompañados

Estándar
Aunque el clima nos haya traído este mes nieves en las cumbres y fríos poco habituales, dibujar en Las Palmas de Gran Canaria es una gozada: una ciudad grande, variada y con, normalmente, sol y luz a raudales. Siempre he creído en las bondades de Canarias para el turismo… artístico.
Mis libretas se llenan de dibujos de Lanzarote, el Hierro, Gran Canaria, Tenerife… por desgracia eso no siempre lo entiende quienes organizan eventos. Existe otro tipo de turismo más allá de las cámaras de fotos, sol y playas.

Así que desde que me enteré de que había más gente dibujando por aquí, me puse a organizar SketchCrawls. Aquí descubrí las ventajas de dibujar en grupo, comparar, aprender y conocer otras formas de ver. Esas ventajas aumentaban cuando nos visitaba algún Urban Sketchers de fuera, como Javier Rico en 2012:
Javier, Pedro y Ale
O en este último 42 SketchCrawl, que nos visitó Tomás Soria:
42 SketchCrawl - foto final
Sin embargo las cosas van cambiando: en este SketchCrawl pude además, por primera vez, encontrar organizadores de eventos sensibles y acogerme a mi condición de dibujante para poder acceder a la restringida rueda de prensa del maratoniano Haile Gebresselasie, dibujarlo, -desde primera fila- y hasta conseguir que me firmase el dibujo:
Mesa redonda con Haile Gebrselassie
Haile Gebrselassie. Retrato
Además, y precisamente gracias a este último SketchCrawl, hubo quien contactó conmigo para saber qué son los SketchCrawl y los urban sketchers, y Nina Johansson también me comunicó que iba a viajar aquí, y ya estoy organizando otro encuentro de dibujo urbano en Las Palmas de Gran Canaria para este próximo domingo:
23 Febrero - Urban Sketchers - Las Palmas de Gran Canaria
Como digo, aunque mi naturaleza tímida y la propia dinámica del dibujo me aísle, me gusta mucho dibujar en grupo y que nos visiten dibujantes de fuera. Siempre me anima y me enseña. Ojalá “quien corresponda” entienda alguna vez las ventajas de promover este tipo de actividades de turismo… artístico.