La presentación en Madrid – «Sin presiones», Canarias dibujada (3)

Miércoles, 16 de febrero de 2022

Finalmente, cargado con mis libros desde Granada, me presenté en la Librería La Buena Vida de Madrid el día anterior a la presentación. 

Me resulta muy curioso descubrir una placa en la esquina de la librería que recuerda que allí estuvo la Puerta de Valnadú, acceso a la muralla medieval de Madrid.

Placa que indica la Puerta de Valnadú en la esquina de la Librería La Buena Vida de Madrid.

Me sentí como un dibujante medieval que llegase a Madrid con mis dibujos y pergaminos y me diesen allí la bienvenida. Porque además allí, en el escaparate de La Buena Vida estaba el anuncio de la presentación de «Sin presiones».

Acuarela de la librería La Buena Vida y escaparate con el anuncio de la presentación

Anuncio que, todo hay que decirlo, en este «yo me lo guiso, yo me lo como» de mi libro, había yo diseñado y enviado siguiendo los modelos de otras ya publicadas:

Cartel de «Sin presiones» para la web y el escaparate de la Librería la Buena Vida

Luego, un paseo hasta la Plaza de Oriente, con dibujo incluido y una visita guiada a la sorprendente iglesia de San Francisco el Grande, más unos paseos por la tarde completaron mi jornada ese día.

Dibujo de la Plaza de Oriente y fotos de San Francisco el Grande

Jueves, 17 de febrero de 2022

Y llegó el día de la presentación. Una mañana paseando por Madrid, visitando la calle Chinchilla, donde nació mi padre, la Gran Vía, para volver a Ópera, donde comí, acompañado de los gorriones y la numerosa gente que había por allí.

Café, calle Chinchilla, Plaza de Isabel II (Ópera) y dibujos.

Después un descanso, y a eso de las seis y media estaba en la Librería La Buena Vida con mis carteles, mis libretas originales, y mis nervios, pese a lo acogedor del lugar, la compañía que esperaba y mis 30 años de docencia. Es así.

Me recibió Raquel (alguna foto es de ella) y puso los carteles que había traído yo para hacer la sala más acogedora.

Y llegaron los amigos, familia, y empezó la presentación.

A mi derecha mi hija Irene, a mi izquierda Ángeles Saura, amiga y profesora de la Universidad Autónoma. Creo que empecé yo hablando, y en algún punto Ángeles me ayudó en mis despistes (quitarme la mascarilla, algún olvido…). 

Luego habló Ángeles contando mi manera de ver la vida, los proyectos anteriores en los que colaboramos, un poco la historia de de cómo soy yo y de cómo nació este «Sin presiones»

Y luego habló mi hija Irene. Emocionante. ¿Qué más puedo decir? que su presencia allí fue muy importante para mí. Ella ha estado en todos los lugares que aparecen dibujados en «Sin presiones», me ha visto dibujar, me ha esperado a que termine, como el resto de la familia, ha tenido en sus manos los dibujos originales, se los ha enseñado a sus amigos y amigas… 

Continué mostrando los cuadernos originales que había traído, las técnicas que utilizo, como había sido el proceso de selección de los dibujos, y los proyectos de futuros libros que tengo en mente.

Debajo de aquella camisa blanca, quizás para darme fuerzas, llevaba la camiseta que yo mismo me había pintado con la portada de «Sin presiones». Con ella puesta acabé feliz firmando mis libros.

Agradezco a la Librería La Buena Vida por su atención y trato, y por permitirme algo que en algún momento se me antojó casi imposible, poder presentar en Madrid mi libro. Gracias por su apoyo a la recuperación de espacios y actividades culturales.

Gracias también a Ángeles Saura por sus palabras y su ánimo y trascender lo que podría haber sido una presentación en exceso personal. 

Gracias a mi hija Irene por acompañarme allí arriba, por sus cariñosas palabras, por su ánimo.

Gracias a José María Josa, artista, por sus generosas palabras en mi libro, que me dejó leer esa tarde y que me permito transcribir aquí:

Hay algunos que nos tomamos el dibujo como una alegría, como una forma de tratar de entender la realidad y hacerla más humana.

Los dibujos de Pedro Villarrubia, ya sean urbanos, rurales o playeros, muestran ese afán y esa cercanía. Además, Pedro tiene la suerte de tener un entorno como las tierras canarias y gracias a ello sus dibujos derrochan luz y vida

Gracias también a mi hermana Marisa, a los/as amigos/as, propios/as y ajenos/as, que allí estuvieron, a todos los/as asistentes por estar a esa hora de la tarde en pleno centro de Madrid escuchándonos.

Tuve además la fortuna de que mi hermana Marisa y algunos amigos sacaron fotos y vídeos con los que he hecho un montaje a modo de resumen que he publicado en Youtube. 

Así termino esta crónica de mi primera e inolvidable presentación de «Sin presiones» en Madrid:

2020 – @PVil – Breve balance

Mis retratos, dibujos y acuarelas en 2020
Mis Urban Sketches de 2020

El año 2020 no fue ni tan bueno como esperaba ni tan malo como temía.

No volví a escribir aquí desde abril, es cierto, y hasta puede que sea bueno, pero no dejé de crear.

Muchas cosas se interrumpieron y finalmente se cancelaron, como mis previstos viajes o un taller de acuarela que me atreví a comenzar:

En casa, cuando no pude salir, dibujé desde la ventana, mirando la pantalla de mi ordenador o la taza de café que tenía delante.

En 2020 me apunté a más cursos de arte (Doméstika, Crehana, Udemy, Sktchy, Sketchbook Skool, …) de los que podría realizar en 10 años. Aprendí algunas cosas. Copié o interpreté otras. Comprendí que necesitaban tiempo y práctica. Sigo con ello.

En cuanto al dibujo urbano, durante el confinamiento me inventé los «encuentros virtuales»: escogíamos un lugar en Google Maps, señalábamos unos puntos de interés y los dibujábamos mirando al ordenador. La idea, que en principio rechazaron los urban sketchers, tuvo éxito, se internacionalizó, se crearon grupos, y hoy es una práctica muy común entre dibujantes.

Y desde que pudimos salir, los Urban Sketchers Gran Canaria organizamos algunas salidas: lugares de la isla en los que nunca habíamos dibujado, y en condiciones en las que nunca habíamos dibujado. 15 eventos, entre virtuales y presenciales, conseguimos organizar:

Cuando yo usaba Flickr como portfolio, solía usarlo para ver las publicaciones de ese año y compararlas con las anteriores. Eso me permitía saber si había creado más o menos. En 2020, sin un portfolio oficial, es Instagram donde publico la mayoría de mis obras, y los «me gusta» el baremo con que mido su «valor» y la base de selección de las obras de los vídeos de cabecera.

Pero, sin contarlas, creo que en 2020, pese a disponer de más tiempo, han sido menos obras, pero también más variadas. He probado cosas distintas, desde encuadernar a collages. Ha habido más fotografías que dibujos o pinturas, algo de arte digital, algunos vídeos, mucho leído o visto en las pantallas.

Cierto que en 2020 se quedaron cosas en proyecto, como un libro mío, exponer, solo o en grupo, crear obras en torno a un motivo o en serie, probar el grabado o el modelado, pintar o dibujar más afuera, en la calle o en viajes, así que no puedo ni darme por satisfecho ni tampoco por vencido. Ahí siguen, y algunos serán realidad y otros seguirán siendo proyecto.

En estos tiempos agradezco sobre todo la salud y el tiempo de quienes conozco, y espero que todo vaya yendo poco a poco hacia eso que llaman «normalidad» y que sería básicamente vivir sin limitaciones, viajar, beber, abrazar, caminar, mirar, crear.

Mientras, de lo que se pueda y como se pueda, iré creando. Y espero compartirlo. De algún modo.

Taller de Acuarela (1)

Cartel del Taller de Acuarela

El pasado 30 de enero comencé una nueva experiencia, que lleva ya 20 días interrumpida, tantos como los que llevamos de confinamiento por la pandemia de coronavirus.

En Emi Manitas, la tienda de mi amiga Emi en mi misma calle, me propuso ella impartir un taller de iniciación a la acuarela. No podía negarme, cerca y en una tienda que es para mí como una tienda de golosinas para un niño, repleta de materiales de bellas artes, de scrap, donde si no encuentro algo se lo pido, y con un espacio amplio donde trabajar…

Emi Manitas

Preparé un cartel, los materiales de acuarela, y comenzamos precisamente con ello, con los materiales necesarios: las tipos de acuarelas, en pastillas o en tubo, los colores necesarios, los tipos de pinceles, de pelo, planos, redondos, finos, gruesos, los pinceles de agua, las paletas, el papel de acuarela y sus variedades…

Y las primeras prácticas: cartas de colores, baños planos y degradados, pintar superficies geométricas, probar a pintar una planta… las horas del taller pasaron volando y quedamos para el siguiente, dos semanas después.

Este taller lo dedicamos a explorar las posibilidades de la acuarela: reservas con cinta, con líquido de enmascarar y con ceras, diferentes texturas con salpicado, soplado, estampado, adición de sal o lejía, retirada de color con plásticos o papel y finalizamos con varias prácticas libres.

Pero el taller siguiente, donde preveíamos empezar a pintar algunos paisajes libres o escogidos por los participantes no se pudo realizar. Primero se retrasó por un viaje, y finalmente, el día previsto, 12 de marzo, fue la víspera del confinamiento y no nos pareció prudente llevarlo a cabo, así que el vídeo de presentación del taller y los planes previstos quedarán para la próxima ocasión posible.

Ver entrada

El abrazo – acuarela, 2010

«El abrazo», acuarela, 2010

Ayer se celebró el día de los enamorados, San Valentín, e Internet se pobló de corazones, besos y memes.

Yo recordé esta acuarela mía de 2010. Aunque el beso es el triunfador en días como ayer, y es cierto que refleja un momento íntimo, personal y amoroso, para mí el abrazo tiene un valor especial.

El beso es breve, intenso, íntimo, puede ser un inicio o un final.

El abrazo es largo, estable, tranquilizador, cercano y también transmite amor.

Por eso me gusta pintarlo. Una pareja, con sus brazos entrelazados, mira el horizonte, un atardecer que les llevará quién sabe donde, frente a un mar y una playa que he dibujado muchas veces.

«El abrazo», detalle. Acuarela, 2010

Ayer incluso encontré fotos del proceso de trabajo como la pinté, e hice un vídeo de 9 segundos con ellas:

Y ya que pasé por Youtube, para finalizar no me resisto a compartir un vídeo que encontré de recopilación de besos en el arte, curiosamente compartidos por una web de una clínica:

Faros: el Faro de Arinaga.

Poco he escrito en este blog, quizás porque poco he creado este año. Y lo poco que hice lo fui publicando en mi galería de Flickr. Ahora intentaré añadir algunas entradas que se me quedaron en el camino:

Los faros tienen algo especial. Me gusta verlos y a veces me atrevo a dibujarlos. De fotografías, o del natural si es posible. El Faro de Arinaga está al sureste de Gran Canaria. Retirado, como suelen estar los faros, y sobre una loma golpeada por las olas.

En Marzo de 2014 ya lo dibujé y lo conté dentro de una entrada que llamé «Un día al sur de Gran Canaria»      

Faro de ArinagaFaro de Arinaga

Regresé en enero de este año. Había estado adaptando un pequeño trípode como caballete ligero y quería probarlo:

Caballete para acuarela. Hecho con un trípode, tablas… y tiempo.Así que me fui para allá y me coloqué frente al faro: Primero realicé un dibujo rápido a pluma en negro:
Dibujando. Faro de Arinaga. Aguada.Y luego me puse a pintar una acuarela en mi nuevo caballete.

Faro de Arinaga. PintandoEl tiempo estaba diferente a la vez anterior, frío, ventoso y hasta cayeron unas gotas de lluvia que me obligaron a terminar antes. Estos fueron mis trabajos de aquel día:

Faro de Arinaga. Acuarela
Faro de Arinaga. Acuarela

Faro de Arinaga. Aguada
Faro de Arinaga. Aguada

Aún tengo mucho que aprender. Incluso me sigue gustando más mi pequeño dibujo de 2014. El día era más luminoso y yo estaba menos preocupado por hacer una «buena» pintura. Pero esto es lo que tiene el Arte. Nunca se repite. A veces tocas el cielo y otras el cielo cae sobre tí.

Faro de Arinaga
Faro de Arinaga. Apunte en acuarela.

Callejón de la Sangre. Teguise. Lanzarote

Callejón de la Sangre. Teguise. Lanzarote.
Callejón de la Sangre. Teguise. Lanzarote.

Letrero en el Callejón de la Sangre, Teguise.

De las calles antiguas se cuentan historias. Esta calle de Teguise, tras la Iglesia de Guadalupe, llamada «el callejón de la Sangre» ya nos lo indica con su nombre. Pensar que en el año 1571 pudieron morir 170 piratas en aquel rincón, y que 15 años más tarde fueron los piratas los que hicieron allí una matanza similar, resulta hoy inimaginable.

En este blog, Agrorutas Lanzarote, cuentan su historia: https://agrorutaslanzarote.wordpress.com/2011/08/11/el-callejon-de-la-sangre/.

Cuadernos de Lanzarote 2013

Cuadernos de Lanzarote

No fue uno, sino que fueron dos, y podían haber sido tres, los cuadernos que dibujé y pinté en Lanzarote, a veces en el mismo lugar, a veces a partir de las fotos que tomé, unos dibujados en negro y gris, otros pintados en color con acuarelas, unos representan detalles cercanos, otros amplios paisajes, y todos en pequeño formato de postal, apenas 10 x 15 cm., simple o a veces dobles.

Dibujando en la playa de Caleta de Famara. Lanzarote

Y quedaron muchos, muchísimos rincones que mostrar. Como en otras ocasiones, mecido por el mar, me moví poco, pero aquí queda, una veintena de instantes dibujados.Y quedaron muchos, muchísimos rincones que mostrar de Lanzarote. Como en otras ocasiones, mecido por el mar, me moví poco de Famara y sus cercanías, pero aquí queda una veintena de instantes dibujados.

Pero, como en otras ocasiones, más que escribir, lo mejor que puedo hacer es mostrar los dibujos aquí, y de paso probar cuatro diferentes maneras de verlos:

1. Contínuos, como en un rollo de papel:

2. juntos, en collages de 8 en 8:

Collage 1 - Cuaderno de LanzaroteCollage 2 - Cuaderno de LanzaroteCollage 3 - Cuaderno de Lanzarote

3. De uno en uno, por orden de creación:

Caleta de Famara. Lanzarote Muelle de la Caleta de Famara. Lanzarote. Muelle. Caleta de Famara (2) Playa de Caleta de Famara. Lanzarote Muelle. Caleta de Famara (3) El Codillo. Playa de Famara Playa de Famara Tras el baño. Playa de Caleta de Famara Atardecer. Caleta de Famara. Aljibe Cristal "Fecundidad". Monumento al Campesino. Lanzarote. Casa amarilla. Masdache. La Geria. Lanzarote. Casa roja. La Geria. Lanzarote. Caldera rota. Timanfaya. Lanzarote. Arrecife desde Nazaret. Lanzarote. Dos dibujos. Caleta de Famara. Lanzarote. El Volkswagen amarillo. Teguise. Lanzarote. El burrito. Teguise. Lanzarote. El gatito. Teguise. Lanzarote. El Miedo. Teguise. Lanzarote. "El Rincón de Quino", Haría, Lanzarote. La Palmera tumbada. Haría Mercadillo de la Villa. Teguise
Playa de Caleta de Famara. Lanzarote.2ª versión, más grande.

4. O finalmente, como una presentación, que WordPress no me deja insertar aquí.:

«La Mar de Arte»

"Niños jugando"  // "Children Playing""En las olas"  //  "In the Waves","La Graciosa tras las olas" // "La Graciosa behind the waves""Limpiando pescado" // "Cleaning fish"

La Mar de Arte, un álbum en Flickr.

El próximo viernes, 2 de agosto, se inaugura en Málaga, en la Galería Javier Román, la exposición «La Mar de Arte», donde se expondrán cuatro acuarelas mías, «Niños jugando», «En las olas», «La Graciosa tras las olas» y «limpiando pescado».
Mi primera exposición, «Lánzate», en Teguise, Lanzarote, fue algo familiar: entre mi mujer, mis hijos y yo llevamos las acuarelas, las colgamos en la pared de la pizzería de una amiga, y repartimos información de puerta en puerta. Fue en diciembre de 2011.

Esta es diferente. Es una colectiva y la galería se puso en contacto conmigo. Lo primero fue preguntarles «¿es a mí?» me dijeron que sí, que habían visto mi obra en Internet y que les había gustado.

«La Mar de Arte» me gustó como título. Muchas de mis acuarelas y dibujos, pese a ser yo de Jaén, han nacido cerca del mar y en estas islas canarias, como mis hijos.

La primera acuarela que me vino a la cabeza fue una que ya tenía pintada, «Niños jugando». Representa a unos niños, entre ellos mis dos hijos, jugando en unos charcos de la Playa de las Canteras:

20130731-222958.jpg

Lo que vino después fue ponerme
a pintar las 3 acuarelas restantes, eligiendo la cercanía del mar como referencia.

Cómo llegaron las cuatro acuarelas a Málaga, pasando por Barcelona, Valencia y Granada, es otra historia que espero saber contar más adelante.

El viernes se inaugurará esta exposición colectiva. Yo no podré estar. Es una galería pequeña, pero muy digna, cerca del Teatro Cervantes de Málaga. Quizás alguno de mis dos hermanos que viven allí pueda acercarse y contarme cómo vio mis acuarelas allí expuestas. No sé si gustarán ni si se venderán.

Aún así, sin saberlo aún, creo que esta pequeña aventura y reto ha merecido la pena.

«La lectora»

Así he titulado mi última obra, una acuarela, basada en una foto y un dibujo que hice el pasado sábado:

"La Lectora"- photo, sketch, watercolor

Me gusta dibujar y pintar historias. Es cierto que no siempre lo consigo.
Quizás algunas no estén claras y parezcan un simple paisaje, un estricto retrato, un mero detalle.
En este caso la historia la podemos inventar cada uno: una chica extranjera lee al sol en un café.

¿Qué está leyendo? ¿espera a alguien? ¿quien será ella? ¿y de dónde vendrá? ¿qué hará aquí?
Algo así pensaba yo cuando, intentando no molestarla, dibujaba, con torpe disimulo,  su perfil al sol del parque.

Así que, mientras lo hacía me inventé una historia: una lectora, pero no una turista. Las turistas suelen ir con prisa, intentan verlo todo, apenas tienen tiempo para pararse a leer, así que no, debía ser una estudiante universitaria de intercambio, o una lectora o profesora nativa en algún instituto o centro de estudios de la ciudad, viviendo aquí unos meses, quizás esperase esa mañana a alguna amiga o amigo para acercarse a la playa cercana o pasear, o quizás sólo disfrutaba en soledad de una soleada mañana de sábado…

No pude saberlo. De aquel momento quedará mi dibujo, un par de fotos robadas, una historia inventada… y esta acuarela:

"La lectora" (y 3)