Dibujando del natural en la Escuela Luján Pérez (3). Hábito.

Mi tercera sesión en la Escuela Luján Pérez ya comenzaba a crear hábito.

Para esa ocasión llevé papeles de mayor tamaño, 65 x 50 cm, pasteles y carboncillos, aunque también mi bloc de apuntes para hacer de cada pose un dibujo previo, como en ocasiones anteriores. Estos fueron mis dibujos:

Dibujo 1 - 22-01
Dibujo 1 tinta
Pastel 1 - 22-01
Pose 2 – Pastel
Dibujo 2 - 22-01
Dibujo 2 – Tinta
Pastel 2 - 22-01
Pose 2 – carboncillo
Dibujo 3 - 22-01
Dibujo 3 – Tinta
Pastel 3 - 22-01
Pose 3 – Pastel
Anuncios

Dibujando del natural en la Escuela Luján Pérez (2). Coincidencia

El día que publiqué la entrada número de uno de esta serie acababa de hacer estos dibujos, pero preferir empezar a contar por el principio.

Hoy, ya ayer viernes, volví por cuarta vez a la Escuela Luján Pérez, la semana pasada no pude ir, y hoy fracasé en mis intentos, o al menos eso me pareció. Lo contaré en otro post.

Practicar el arte tiene estas cosas: nos hace ser humildes y aprender a ser constantes. Nunca se llega, pero siempre se va.

Por eso, para animarme, publico hoy mis dibujos del segundo día, que regresé a la Escuela Luján Pérez con mi libreta y papel Ingres más grande, no mucho tampoco, tamaño A3 y a tiempo de dibujar más poses.

De cada pose hice un dibujo en la libreta con una pluma cargada de tinta color lila, que le daba un aspecto especial, y posteriormente trabajé la pose al pastel en tamaño más grande. Esta fue la primera

Dibujo 1 - 15-01

Y este fue mi estudio al carboncillo y pastel:

Pastel 1 - 15-01

La segunda pose fue tumbada, y mi dibujo a pluma éste:

Dibujo 2 - 15-01

Que luego realicé al pastel:

Pastel 2 - 15-01

La tercera pose la modelo estuvo de pie, y este fue mi dibujo:

Dibujo 3 - 15-01

Y éste mi dibujo al pastel:

Pastel 3 - 15-01

Y aún me dio tiempo, antes de terminar, de hacer también un dibujo a pluma:

Dibujo 3b - 15-01

Una última pose sentada y mi dibujo:

Dibujo 4 - 15-01

Y el trabajo a pastel:

Pastel 4 - 15-01

 

Terminé la sesión razonablemente satisfecho. Había trabajado en color y en un tamaño mayor, y me llevaba a casa 4 dibujos al pastel y 5 bocetos rápidos a pluma:

5 Dibujos a Pluma

Dibujando del natural en la Escuela Luján Pérez (1)

Dibujo del Natural. Escuela Luján Pérez

Dicen que cuando ocurre algo por primera vez es una casualidad, la segunda es una coincidencia, la tercera se convierte en hábito y a la cuarta es una (buena o mala) costumbre.

Así que yo he empezado el año persiguiendo una costumbre: dibujar del natural.

Ya hace unos años, un antiguo colega de mis tiempos del cómic, y hoy pintor, Antonio Cerpa, me informó de las sesiones de Dibujo del natural los viernes por la tarde en la Escuela Luján Pérez.

La Escuela Luján Pérez ha formado parte de la cultura y la educación artística canarias desde 1918, pronto cumplirá los 100 años, y hace más de una década que yo también recibí allí cursos de grabado y de dibujo dentro de mi nada formal educación artística, de la que quizás alguna vez me atreva a escribir.

Pese a saber de ello, el cansancio de los viernes, compromisos familiares y mil excusas impidieron hasta ahora que me animase a ir. Formaba parte de mis propósitos, deseos e ilusiones para el nuevo año, así que el pasado viernes 8 me presenté allí.

Y llegué tarde. Y mal: sólo llevé una libreta algo más grande que las que uso habitualmente, unas plumas y pinceles de agua, así que, como la modelo estaba descansando, me puse a dibujar el local:

Escuela Luján Pérez. Caballetes.

Comenzada la última sesión, de apenas 20 minutos, decidí hacer diversos dibujos de la modelo desde distintos lugares, moviéndome alrededor, intentando no molestar a mis compañeros:

Desnudo 01. Escuela Luján  Pérez

Luego cambié de posición y de color a otra pluma más azul:

Desnudo 02. Escuela Luján Pérez

Como la pluma azul se me acabó (¡ah… mi poca previsión!) terminé peleándome con otra pluma negra que no me ayudó nada:

Desnudo 03. Escuela Luján Pérez

Aún así, terminé razonablemente satisfecho con la experiencia y decidí pasar de la casualidad a la coincidencia. Pero esa es otra historia…

(Continuará)