Arte Digital

El arte “manual” y el arte digital han ido siempre unidos en mi trabajo desde que compré mi primer ordenador allá por los 90. Ya entonces dibujar con el ratón o con las primitivas tabletas, aplicar efectos o retocar fotografías me atraía y pasaba muchas horas intentando sacar partido a aquellos photoshop o freehand prehistóricos.

Y en este blog desde 2012 ya publiqué algunos post con lo que yo llamaba entonces “acuarelas digitales”, de Asturias y de Gran Canaria, que ya no se pueden ver porque las imágenes estaban enlazadas a Flickr y tuve que borrarlas.

Estos días, tras el sabor amargo que me dejó el post anterior, retomé mis fotografías, en este caso de los barrios de Vegueta y Triana de mi ciudad, Las Palmas de Gran Canaria, y procesándolas, volví a crear arte digital con ellas, a veces forzando el color, la luz, imitando el efecto de una pintura y las reduje de tamaño, firmé y puse en mi cuenta de Instagram, @pvil, que es mi escaparate actual.

Lamento la pérdida de calidad. Confío en algún día poder exponer o publicar mis trabajos digitales en una calidad, formato y precio dignos. Y aunque no confío en que esto impida el pirateo, al menos lo hará menos fácil y a mí me permite seguir creando y compartiendo lo que creo.

Anuncios

Helarte en tiempos de Internet

Iba a comenzar con el título “El Arte…” pero quizás el verbo sea lo más adecuado para lo que escribiré a continuación.

A comienzo de este año se puso de moda lo que llamaron el “Ten Years Challenge” (#10yearschallenge), que consiste en mostrar en las redes dos fotos, una de 2009 y otra de 2019, y creo que una foto de este tipo puede ser más clara de cómo ha cambiado, al menos para mí el arte en estos 10 años:

2009 – Ganador del concurso de pintura al aire libre – 2019 – mi dibujo en cartones de huevos

Más allá de mi cambio de peinado y de la barriga que oculto tras los cartones de huevos, la forma de apreciar mi arte ha cambiado: de recibir un premio y ver mi obra expuesta junto a otros ganadores, a recibir un correo donde me explican que un dibujo mío les ha gustado y han decidido ponerlo en la etiqueta de cartones de huevos.

De una sola obra, que estará en algún despacho u almacén, por la que recibí un dinero – del que se descontaron los impuestos – a miles de dibujos míos reproducidos por los que no recibiré nada, salvo ver mi firma en ellos.

Al año siguiente de ganar aquel premio, cuya historia conté por aquí, incluso me atreví a realizar una exposición en Teguise, que monté con gran ilusión con mi mujer y mis hijos aún pequeños:

De aquella exposición vendí dos únicas obras, a dos amigas, que aún hoy me recuerdan que las ven con alegría:

Entonces firmaba como “Plvm” y no como “PVillarrubia” como lo hago ahora, como se ve en las marcas de agua de estas imágenes.

Al poco tiempo me di cuenta cómo habían cambiado las cosas. En un encuentro de Urban Sketchers, mientras dibujaba se me acercó un señor que me dijo: “Me gustan mucho tus dibujos…” se lo agradecí, y el continuó: “… me gustan tanto que me los bajé, los imprimí y los tengo enmarcados en mi casa”. Me quedé parado, mudo, no supe qué contestar en aquel momento, y no lo he vuelto a ver. Aunque supongo que no será el único que haya hecho lo mismo.

Y luego han habido otros casos, algunas veces me entero y otras me avisan, como cuando en el Twitter de la Unesco en español publicaron un dibujo mío de Lorca recortado sin que apareciese ni mi firma ni mención alguna. Y cuando se lo hice saber, me contestaron con breves disculpas, pero el tuit, retuiteado por otros, como he podido comprobar hoy, y como aquel dinosaurio del cuento de Monterroso, aún sigue ahí:

https://twitter.com/VanguardiaSon/status/711998935552958465

Otro caso fue cuando una amiga me avisó que una editorial educativa había publicado uno de mis collages para ilustrar unos de sus libros de texto. Les escribí varias veces, como cuento en mi blog educativo en “Carta a una editorial”, y finalmente me escribieron “…sentimos mucho el fallo y, por supuesto, en la próxima reimpresión del libro lo corregiremos”. Dudo si ha habido reimpresión o corrección, pero aquellos libros quedaron con mi trabajo, y sin mi nombre.

Y en estos tiempos de Internet he participado en distintas iniciativas, por las que he recibido reconocimiento por aparecer mi nombre y nula remuneración, como carteles para las exposiciones “Avatares 2.0”, la exposición “#TwitterArtExhibit” o el libro “Portrait Revolution”, que tuve que comprar por Internet para ver mis tres trabajos publicados en papel y los dos retratos que me hicieron:

Otras experiencias, como la exposición “La Mar de Arte”, donde contactan conmigo por Internet, les hago llegar la obra, la enmarcan, la exponen y tú no puedes verla, no se vende, y luego envías a alguien a buscar tus obras.

Lo último, o quizás lo penúltimo, ha sido ver un dibujo mío publicado aquí en 2011 en etiquetas de cartones de huevos. Cierto que podían haberlo usado sin yo enterarme, y por ello, y pese a todo, tengo que agradecer que contactaran conmigo para explicarme sus intenciones y yo pedirles que al menos figurase mi nombre en las etiquetas. Así que, seguramente, será este uno de mis dibujos más reproducidos, miles de veces, y como otros tantos, sólo recibiré de ello la satisfacción de que alguien visitase este blog y eligiese mi arte y de poder ver abajo a la izquierda mi firma, “PVillarrubia”:

Esta semana, recordando los 80 años de la muerte del poeta Antonio Machado, se recordaban aquellos versos que escribió:

Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.

“Helarte…”

Las cosas han cambiado en 10 años, es cierto, signo de los tiempos, como ha cambiado la rambla que pinté en 2009, hoy en obras, y a punto de ser convertida en vía de transporte público para lo que aquí llaman “Metroguagua”, y que aún no sé muy bien cómo se llevará con aquellos árboles que pinté:

El Arte, sin hache, también ha cambiado en estos tiempos de Internet, es más cercano, amplio, lo podemos ver en la palma de nuestra mano, y parece para muchos que se paga, cuando se dignan a ese mínimo gesto, con el simple reconocimiento de su autoría, con una efímera fama o seguimiento, como si el ego fuese la única recompensa de los artistas, como si no se hubiese dedicado a crear Arte tiempo, medios, reflexión y formación.

Una firma, sólo mi firma, no es bastante.

Cartel de la campaña de camisetas de Swinton & Grant “No por amor al arte”.

Nota final: no quiero terminar este post así. Quiero agradecer a quienes premiaron aquel cuadro de 2009, a quienes compraron aquellas obras expuestas, a quienes se acercaron para observarlas, a quienes estando lejos me pidieron que se las enviase, a mis hermanos, que compraron las obras de “La Mar de Arte”, a quienes me escriben para decirme lo mucho que les gusta, a quienes me encargan alguna obra y esperan, pues no siempre puedo cumplir sus peticiones, a quienes me siguen y me otorgan esa fama efímera que, sin ser suficiente, ayuda a caldear este helado clima artístico, a mi familia, claro, que tolera mis cambios, tiempos e inseguridades, y a todos quienes esperan de mí algo nuevo, bueno y creativo por animarme a crearlo. GRACIAS.

2018 – Artworks & Sketches – Vídeos

Tras el ajuste de Flickr, que ha dejado muchos de los post de este blog huérfanos de imágenes, llega el ajuste de WordPress y su editor, que hace que cosas sencillas antes resulten ahora más difíciles o engorrosas.

No estoy contento con estas limitaciones, y ante esto, medito seriamente abandonar WordPress. Lástima. En fin, malos tiempos para la Internet gratuita, según parece.

El título de este artículo no es porque haya mejorado mi pobre inglés repentinamente, sino porque así titulé los vídeos que lo acompañan y quizás porque escribir “Artworks & Sketches” me parece, no sé muy bien por qué, mejor que titularlo “Obras de arte y apuntes”. “Obras de arte” porque tiene en español una connotación de algo valioso y “apuntes” por justamente lo contrario, y porque no sé muy bien por qué el español me resulta a veces poco respetuoso o poco ajustado a lo que yo hago y el inglés sí.

Hecha la aclaración – o confusión – lingüística comparto aquí dos vídeos que, a modo de resumen del año, felicitación de año nuevo o simple autorreflexión compartí en mi canal de Youtube con las escasas hasta ahora 52 visualizaciones del primero y 9 del segundo. No sé si este post aumentará estas pobres estadísticas, pero a mí me servirá para revisar y compartir parte de lo hecho el último año:

111 trabajos en 111 segundos. Resumen en vídeo de mis trabajos artísticos desarrollados durante 2018. Que sirva también de felicitación a mi familia, amigos y seguidores de mi arte. Que el 2019 venga lleno de felicidad, amor y arte.

Resumen de los dibujos urbanos (urban sketches), pocos, la verdad, realizados durante 2018.

Dibujando del natural en la Escuela Luján Pérez (1)

Dibujo del Natural. Escuela Luján Pérez

Dicen que cuando ocurre algo por primera vez es una casualidad, la segunda es una coincidencia, la tercera se convierte en hábito y a la cuarta es una (buena o mala) costumbre.

Así que yo he empezado el año persiguiendo una costumbre: dibujar del natural.

Ya hace unos años, un antiguo colega de mis tiempos del cómic, y hoy pintor, Antonio Cerpa, me informó de las sesiones de Dibujo del natural los viernes por la tarde en la Escuela Luján Pérez.

La Escuela Luján Pérez ha formado parte de la cultura y la educación artística canarias desde 1918, pronto cumplirá los 100 años, y hace más de una década que yo también recibí allí cursos de grabado y de dibujo dentro de mi nada formal educación artística, de la que quizás alguna vez me atreva a escribir.

Pese a saber de ello, el cansancio de los viernes, compromisos familiares y mil excusas impidieron hasta ahora que me animase a ir. Formaba parte de mis propósitos, deseos e ilusiones para el nuevo año, así que el pasado viernes 8 me presenté allí.

Y llegué tarde. Y mal: sólo llevé una libreta algo más grande que las que uso habitualmente, unas plumas y pinceles de agua, así que, como la modelo estaba descansando, me puse a dibujar el local:

Escuela Luján Pérez. Caballetes.

Comenzada la última sesión, de apenas 20 minutos, decidí hacer diversos dibujos de la modelo desde distintos lugares, moviéndome alrededor, intentando no molestar a mis compañeros:

Desnudo 01. Escuela Luján  Pérez

Luego cambié de posición y de color a otra pluma más azul:

Desnudo 02. Escuela Luján Pérez

Como la pluma azul se me acabó (¡ah… mi poca previsión!) terminé peleándome con otra pluma negra que no me ayudó nada:

Desnudo 03. Escuela Luján Pérez

Aún así, terminé razonablemente satisfecho con la experiencia y decidí pasar de la casualidad a la coincidencia. Pero esa es otra historia…

(Continuará)

XX Concurso de Pintura

 

XX Concurso de Pintura. Acrílico.
“XX Concurso de Pintura”. Cuadro terminado

Unas cuantas veces me he referido en este blog a los concursos de pintura o dibujo.

La última vez que participé en uno, en julio pasado, terminé abandonando. Fue en el XX Concurso de Pintura Rápida Mesa y López, aquel donde gané la primera vez que participaba.

Tenía una idea en la cabeza, a partir de un dibujo de dos años antes. Se trataba de pintar el concurso dentro del concurso, hablar del esfuerzo de pintar, de amistad, de espera y de desapego u olvido del público hacia los artistas, o hacia sus obras. Y de fondo, el comercio. Concurso de Pintura Rápida. Acuarela.

Empecé primero buscando un lugar, y me instalé junto a otros artistas como David Santana. Allí, escondido tras el lienzo (en realidad, una pizarra que había imprimado de blanco) comencé mi jornada: Concurso 2015 - 01

Comencé con el dibujo previo: Concurso 2015 - 02

Y además, como quería romper con mi realismo realizando algunas novedades para mí, usé la cuadrícula, intenté rascar la pintura y darle relieve… pero lo cierto es que no pude, el calor, el frío, las distracciones,… así que al mediodía decidí abandonar. Puse el cuadro en el suelo, le saqué una foto, me despedí y me fui para casa. Concurso 2015 - 03

Al llegar a casa decidí terminarlo. Lo puse bajo una ventana, añadí unas cintas para romper la cuadrícula y la propia estructura de la imagen: Concurso 2015 - 04

Y empecé a pintar: Concurso 2015 - 05

Poco a poco el cuadro fue ganando en realismo, en primer plano:Concurso 2015 - 06

Y en el fondo:Concurso 2015 - 07

Hasta llegar a los detalles:Concurso 2015 - 08

Finalmente le añadí algunos logos arriba, y el nombre del concurso en dorado hasta casi dejarle un acabado casi de cartel. Decidí dejar el rastro de las cintas para hacer más visible que se trataba de un cuadro:
Concurso 2015 - 09

Al día siguiente, casí como si lo hubiese presentado al concurso real, el cuadro estaba terminado y me saqué una foto sosteniéndolo en mis manos:
Concurso 2015 - 10

Había ganado mi propio concurso personal.

Concurso de Pintura…

Sin título

Posiblemente no estaría yo pintando si no fuese porque en 2009 gané un premio en el Concurso de Pintura Mesa y López (yo le llamo así, aunque su nombre completo es el larguísimo Concurso de Pintura Rápida al Aire Libre Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria”).

Aquella primera vez me lo planteé como un reto. Soy un pintor lento e intentar acabar un cuadro en 5 horas me parecía estimulante. Y luego tuve suerte y gané un premio. Pero no sólo eso, lo recuerdo bien porque aquello se me quedó grabado en mis emociones: mi mujer y mis hijos saltando de alegría al oír mi nombre, mi cara de sorpresa primero y de alegría después, la sesión de fotos, la exposición de aquella obra el mismo día que cumplía 50 años…

Eso ya lo conté por aquí en un post, “Concurso de Pintura Mesa y López 2009” que publiqué dos años después, quizás por toda aquella emoción, pero que ayer volví a recordar mientras pintaba, mientras esperaba la exposición y la siempre larga deliberación, y mientras, ya en casa, con mi cuadro no premiado, analizaba por qué este año me volví a presentar, tras dos años sin participar.

Y es que me resulta lícito admitir que, con los tiempos que corren para el Arte, haya artistas que recorren el país con su maleta y caballete, presentándose a todo concurso que se preste, ajustando sus obras a este o aquel tema, a esta o aquella ciudad, actuando con excepcional pericia y rapidez, y llevándose algún premio con el que posiblemente apenas cubrirán mínimamente sus gastos de ese y otros concursos. Son artistas que suelo ver cada año, sus caras y estilos empezan ya a serme conocidos.

También me resulta lícito admitir, aunque me cueste, que las empresas o jurados seleccionen aquellas obras que se ajusten a ciertos criterios, tamaño… colores grises o apagados… temas locales… algo que al menos yo, también observo año tras año.

concurso-pintura00

Y admito también que este Concurso, que lleva 19 años organizándose y concediéndose, es todo un mérito para su organización, porque aun cuando la cuantía de los premios sea similar a la de hace 5 años, también admito que en estos tiempos de precariedad debe ser un gran esfuerzo mantener este concurso y conseguir patrocinios.

Lo que ya me cuesta admitir más es que, siendo este el concurso “de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria” se centre en una única calle, y nni siquiera en toda, sólo en la ruidosa y agobiante Rambla de Mesa y López. Me gustaría haber pintado mi “Palmera” viéndola mientras lo hacía, apreciando detalles que en una foto no se aprecian, pero no pude, no me dejaron, estaba fuera de ese espacio.

Reconozco que me cuesta admitir también el tema libre en estos concursos “al aire libre”, donde cada cual se lleva su estudio a la calle y pinta lo que sea y como sea, y aquello se convierte en un revuelo de fotocopias, o de técnica mixta o de pericia y rapidez. Quizás sea que para mí que estoy acostumbrado a dibujar lo que veo, a que para mí la magia del “Aire libre” sea ese pintar el aire que tenemos delante. Así lo hice la primera vez, y así gané:

Me cuesta admitir también ese cierto desapego de la organización hacia quienes allí pintamos ayer, unas 150 personas luchando contra sí mismas durante 5 horas pintando y otras casi 4 esperando, con hambre, con sed, a veces solas, a veces angustiadas, de las cuales unas 140 quedarán decepcionadas con el resultado, y a quienes bien se nos podía haber “premiado” con algo más que una pegatina diminuta, y quizás se nos podría haber animado y reunido mejor.

Y finalmente, me cuesta admitir el lugar y el modo de entregar los premios, en aquella estrecha rambla donde, casi sin espacio, pegados unos a otros, estirando nuestros cuellos, apenas pudimos alcanzar a ver las obras premiadas y menos aún a escuchar con claridad la voz del jurado leyendo los premios, los números de obras y los nombres de los artistas, susurrando entre nosotros lo que creíamos haber oído. Casi me pareció aquello, con todos los respetos, un sorteo donde se canta los números premiados a viva voz, y no muy fuerte.

Y entonces, escrito todo esto, reflexiono: ¿por qué participar en este concurso?

Quizás porque es el único y el último concurso de pintura al aire libre en mi ciudad.
Quizás porque, como la primera vez, me sigue gustando aprender, retarme a intentar pintar en pocas horas.
Pero, sobre todo, porque aquella primera vez quedó grabada para mí en lo emocional, y por eso, el mejor premio que recibí ayer, fue tener al lado a mi mujer cuando, tras casi 4 horas de espera, conseguimos alcanzar a oír, casi en susurros, que esta vez no había premio para mí.

Les dejo una foto mía con la obra final, “Palmera”, tal y como quedó (aunque posiblemente cambiará), y debajo las fotos de mi proceso de trabajo:

Sin título

Sin título Sin título Sin título Sin título Sin título Sin título

//

Concurso de Pintura 2014  las fotos en mi página en Facebook de Pedro Villarrubia.

“La Mar de Arte”

"Niños jugando"  // "Children Playing""En las olas"  //  "In the Waves","La Graciosa tras las olas" // "La Graciosa behind the waves""Limpiando pescado" // "Cleaning fish"

La Mar de Arte, un álbum en Flickr.

El próximo viernes, 2 de agosto, se inaugura en Málaga, en la Galería Javier Román, la exposición “La Mar de Arte”, donde se expondrán cuatro acuarelas mías, “Niños jugando”, “En las olas”, “La Graciosa tras las olas” y “limpiando pescado”.
Mi primera exposición, “Lánzate”, en Teguise, Lanzarote, fue algo familiar: entre mi mujer, mis hijos y yo llevamos las acuarelas, las colgamos en la pared de la pizzería de una amiga, y repartimos información de puerta en puerta. Fue en diciembre de 2011.

Esta es diferente. Es una colectiva y la galería se puso en contacto conmigo. Lo primero fue preguntarles “¿es a mí?” me dijeron que sí, que habían visto mi obra en Internet y que les había gustado.

“La Mar de Arte” me gustó como título. Muchas de mis acuarelas y dibujos, pese a ser yo de Jaén, han nacido cerca del mar y en estas islas canarias, como mis hijos.

La primera acuarela que me vino a la cabeza fue una que ya tenía pintada, “Niños jugando”. Representa a unos niños, entre ellos mis dos hijos, jugando en unos charcos de la Playa de las Canteras:

20130731-222958.jpg

Lo que vino después fue ponerme
a pintar las 3 acuarelas restantes, eligiendo la cercanía del mar como referencia.

Cómo llegaron las cuatro acuarelas a Málaga, pasando por Barcelona, Valencia y Granada, es otra historia que espero saber contar más adelante.

El viernes se inaugurará esta exposición colectiva. Yo no podré estar. Es una galería pequeña, pero muy digna, cerca del Teatro Cervantes de Málaga. Quizás alguno de mis dos hermanos que viven allí pueda acercarse y contarme cómo vio mis acuarelas allí expuestas. No sé si gustarán ni si se venderán.

Aún así, sin saberlo aún, creo que esta pequeña aventura y reto ha merecido la pena.

Gerard Michel, leçon de perspective

66 Mont-Louis, La Seu d-Urgell66 Mont-Louis66 Villefranche de Conflent66 Saint-Martin du Canigou66 Prats de Sournia11 Limoux
11 Villelongue11 Saissac, Montréal81 Albi81 Noailles81 Noailles03 Hérisson
58 NeversDe vuelta con el cuadernoDe vuelta con el cuadernoDe vuelta con el cuadernoDe vuelta con el cuadernoDe vuelta con el cuaderno
De vuelta con el cuadernoDe vuelta con el cuadernoDe vuelta con el cuadernoDe vuelta con el cuadernoDe vuelta con el cuadernoZaragozana, la brasserie

La galería de gerard michel en Flickr.

Gerard Michel en Zaragoza

Gerard Michel, uno de los mejores dibujantes que -ahora puedo decirlo- conozco, no sólo fue ponente en el “IV De Vuelta con el Cuaderno“, en Zaragoza.

Allí no se limitó a mostrar sus dibujos en pantalla (algo que le costó mucho, todo hay que decirlo, en la Sala de la Corona de Pignatelli, y hubo de repetirlo en otra sala con mejor proyección y medios), sino que nos dejó tener en nuestras propias manos sus cuadernos, disfrutar de ellos, de sus líneas y colores, nos dio varias clases prácticas de dibujo de arquitectura, paso a paso,como bien supo reflejar Rosa de Trías en su dibujo, que tantas carcajadas arrancó al propio Gerard:

Gerard Michel dibujado por Rosa De Trias
Gerard Michel, esos días, paseó, dibujó, comió, cenó, vivió con nosotros esos días, y siempre lo vi cercano y sonriente. La última noche, tras esforzarse conmigo, corrigiendo mi mal francés, escribió de derecha a izquierda con su mano zurda en mi humilde cuaderno: “Leçon de perspective”:
Gerard y José Mª dibujando en Lasala

Aquella noche me dijo que él no necesitaba publicar sus dibujos, que quien quisiera verlos lo podía hacer en su galería de Flickr.

Al día siguiente, cuando yo salía del hotel, ahí estaba, sentado en el bordillo de la acera… dibujando.

Quizás algún día, cuando yo sea más joven y haya pasado muchas horas dibujando, pueda parecerme a él. O casi. Entretanto he recibido de él una gran lección de perspectiva, y no solo visual, sino vital.

Gracias. Gerard

Traduction en français

Gérard Michel, l’un des meilleurs dessinateurs que, je peux dire aujourd’hui , je connais, non seulement était un haut-parleur au cours “IV de Vuelta con el Cuaderno” à Saragosse.

Il n’a pas seulement montré leurs dessins sur l’écran (quelque chose qui a coûté beaucoup, je dois dire, dans la salle de la Couronne de Pignatelli, et a eu à le répéter dans une autre pièce avec une meilleur de projection), mais il laissait-nous avoir dans nos propres mains ses carnets de voyage, les apprécier, ses lignes et de couleurs, il nous a donné toutes sortes de pratiques de dessin d’architecture, étape par étape, car Rosa de Trias elle sait réfléchir sur leur dessin, qui fais tant rire Gérard lui-même:

Gérard Michel, ces jours-ci, il a marché, a dessiné, a mangé, il a vécu avec nous ces jours-ci, et je l’ai toujours vu près et souriant. La troisième nuit, après de parler avec moi, et de corriger mon mauvais français, il a écrit de droite à gauche avec sa main gauche dans mon carnet: «Leçon de perspective”:

Cette nuit-là il m’a dit, “je n’ai pas besoin de publier mes dessins, celui qui veut voir mes dessins il peut là faire dans mon galerie à Flickr”.

Le lendemain, quand j’ai quitté l’hôtel, il étais là, assis sur le trottoir … en dessinant.

Peut-être un jour, quand je suis plus jeune et j’ai passé beaucoup des heures en dessiner, peut être je serais comme lui. Ou presque. Pendant ce temps, ces jours a Saragosse j’ai reçu de lui une grande leçon en perspective, pas seulement visuelle, mais vital.

Merci. Gérard

Motivos asturianos

Hórreo. Soto de Agues. Asturias

Llevo dos años visitando Asturias, caminando Asturias, disfrutando Asturias.

Por recomendación de mi amigo asturiano Jacinto Armayor, hace dos años escogimos el Parque Natural de Redes para pasar unos días en julio, y en 2011 repetimos en agosto. En la posada Cantu l’Osu, en Soto de Agues, para más señas. Caminatas, comidas, paseos, amigos, buenos ratos hemos pasado allí.

Y como siempre que viajo, una cámara, y un cuaderno. Como me ocurre con otros lugares, Lanzarote, Granada, Madrid o Gran Canaria, necesitaría toda una vida para plasmar lo que veo: árboles, senderos, casas, hórreos…

Este año viajé con cuaderno de apuntes. Lo reflejé en un post aquí: “Cuaderno de viaje – Verano 2011 – Granada, Segovia y Asturias”. Estos son los dibujos de Asturias:

Luego viajamos a Lanzarote y el mar me absorbió. Aún así me atreví a pintar algún motivo asturiano.

Mi primera acuarela, pequeñita, fue esta:

Ruta del Alba. Soto de Agues. Asturias.
Ruta del Alba. Soto de Agues. Asturias.

Luego me atreví con otro mar, el asturiano, y a mayor tamaño:

Cabo de Peñas. Asturias.
Cabo de Peñas. Asturias.

Y luego, otro motivo marino, más urbano, y a mayor tamaño, Luanco:

Luanco. Playa de la Ribera. Asturias
Luanco. Playa de la Ribera. Asturias

Estas navidades Jacinto me pidió que pintase, y yo, que ya estaba en ello, lo hice. Del primer motivo, “Hórreo”, haré más adelante un post sobre el proceso, de momento pongo aquí esta foto comparativa del dibujo en el cuaderno y la acuarela final:

Hórreo. Soto de Agues. Asturias
Hórreo. Soto de Agues

Mi última acuarela, por ahora, es un mágico árbol, un castaño. Estos son sus dibujos en el cuaderno de viaje:
Castaño. dibujo y acuarela.Y esta, la acuarela terminada:

Castaño. Riosecu. Asturias
Castaño. Riosecu. Asturias

A falta de “El Cabo de Peñas”, las otras cuatro acuarelas ya no están conmigo. Otras personas las disfrutarán. Y yo me alegro.

Está claro que Asturias tiene muchos motivos para pintar. Y yo estoy en ello. Feliz año.