«¡Sí, soy un Artista!»

(Dedicado al Ministro de Cultura y Deportes, D. Miquel Octavi Iceta i Llorens, con todo respeto y confiando en que lea el correo que le envié, y por qué no, este post que le dedico)

@Pvil, artista, dibujando


«¡Sí, soy un Artista, tengo 61 años, y soy Artista!»

Eso contesté el viernes pasado a una funcionaria del Ministerio de Cultura que me llamó.

Tras decirme que lo de las pensiones era cosa de la Seguridad Social y yo insistirle que correspondía al Ministerio de Cultura solucionar nuestro caso, me preguntó:

«¿Pero es que es usted artista?»

Mi contestación, espontánea, sin pensar, fue la que encabeza este post.

Y lo que siguió fue una conversación donde le expliqué que dibujaba, que pintaba, que actuaba, que escribía, que era mi ilusión publicar mi primer libro con mis dibujos y que me parecía injusto que me penalizaran por ello. Que ójala ganase algún día lo bastante como para que no me importase que me quitasen la pensión, pero que si eso no fuera posible, que tal como está el mercado del Arte parece lo más lógico, sería injusto que por un pequeño ingreso me retirasen la pensión.

Que si cobraba la pensión es porque había debido ganarme la vida como profesor de dibujo y porque con mis años trabajados y cotizados exigidos por la ley se me permitía retirarme a los 60, y que mi ilusión era, y es ahora, dedicar ese tiempo a crear Arte y Cultura, y que facilitar eso era de interés del Ministerio de Cultura y Deportes, y del ministro.

Lamento ahora no recordar el nombre de aquella funcionaria, quizás porque no me lo dijo, quizás porque al ser mi primera llamada de un ministerio y estar más concentrado en explicar los motivos de mi correo del día anterior, simplemente lo olvidé.

Terminó su llamada facilitándome el correo del Ministro de Cultura para que, como ya conté en un post en mi otro blog, «Discentia» , le contase nuestra situación.

Escribo esto porque es la primera vez, que yo recuerde, que lo he dicho claramente:

«¡SOY ARTISTA!»

Siempre esa modestia, ese «tengo mucho que aprender», ese «vendí un solo cuadro en mi única exposición», ese «he ganado el premio por la suerte del novato», esos «no, por favor…» cuando algún alumno proponía hacer un trabajo… sobre mí… esos «bueno, sí…» cuando otros me decían «eres un artista», …

Resultó para mí emocionante que al pedir a amigos dibujantes con los que había compartido momentos que me escribieran unas palabras para mi futuro primer libro de dibujos la palabra «Artista» estaba presente en lo que me escribieron, como el hecho de crear lo está en esas fotos que me hicieron y que encabezan este post. Ese mismo libro que espero tener pronto, que no sé si, al no dejarme venderlo, habré de esconder, regalar o que esperen a mi muerte para que alguien lo vea.

Cuánto me ha costado decir «¡soy un artista!». Y ha tenido que ser como respuesta a una desconocida…

Creo, sin modestia, que reúno las seis acepciones.

Quizás para la quinta, y regreso a la modestia, «persona que hace algo con suma perfección», aún me quede un poco de tiempo, si la salud, los ministerios y los misterios me dejan. A Saramago, Picasso, César Manrique, no les miraron la edad. Quizás porque no cobraban una pensión.

Por eso quiero terminar, (y ojalá la lea el Ministro de Cultura, aquella funcionaria y las personas que quieran recibirme para hablar de esto, ) con esta cita del artista japonés Hokusai, escrita a sus juveniles 75 años (vivió hasta los 88):

“A la edad de cinco años tenía la manía de hacer trazos de las cosas. A la edad de 50, había producido un gran número de dibujos. Con todo, ninguno tuvo un verdadero mérito hasta la edad de 70. A los 73, finalmente, aprendí algo sobre la verdadera forma de las cosas, pájaros, animales, insectos, peces, hierbas o árboles. Por lo tanto, a la edad de 80 habré hecho un cierto progreso. A los 90 habré penetrado el significado más profundo del mundo. A los 100 habré llegado finalmente a un nivel excepcional. Y a los 110, cada punto y cada línea de mis dibujos poseerán vida propia”.

Y con la obra que más me gusta de Hokusai, «La gran ola de Kanagawa» un grabado en madera que creó, miren qué casualidad, cuando tenía mi edad, entre lo 60 y 63 años, y que habla del esfuerzo y del valor de navegar entre enormes olas.

Hokusai«La gran ola de Kanagawa»

Y entenderán mejor la frase y la foto con la que termino este post:

SOY UN ARTISTA

@PVil, ARTISTA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s