Historias de la Isleta

Dice Néstor Bolaños, a quien conocí ayer, que toda ciudad necesita historias, y que si no existen han de ser inventadas.Esto lo decía desde la azotea del Hostal Los Palmeros, mientras dibujábamos las caóticas azoteas del barrio de la Isleta.

Azoteas de la Isleta desde el Hostal Los Palmeros

Dibujar simplifica la vida, nuestra mente escoge, selecciona partes de la realidad que nuestra mano vuelca en un papel. Algo así decía Ale mientras nos mostraba su versión de aquella vista. Como Néstor y Dulce, ayer al mediodía dibujábamos como deshollinadores gráficos de una ciudad sin chimeneas.

B0ObONxCUAEpSC6

“Si no puedo dibujarlo, es que no lo entiendo”, citaba yo la frase de Einstein para aportar también algo a la reflexión casi celeste que teníamos sobre el dibujo y las historias. Y cité a Galdós también, que siempre dibujaba un personaje antes de darle vida literaria. Galdós, que inventando historias se inventó una ciudad, Madrid.

Y es que en aquella azotea nos juntamos en aquella hora, con sol de justicia y brisa traicionera, cuatro dibujantes, y también Jonatan, que difunde historias de la Isleta desde su blog “Conoce la Isleta” y en redes sociales, y Iago Otero, que publicó un artículo previo sobre nosotros en Canarias Ahora “La Isleta se une este sábado a una maratón mundial de dibujo” y una reseña hoy, “SketchCrawl en la Isleta”. Y además estuvieron con nosotros Manolo, que intenta convertir el Hostal Los Palmeros en un Albergue para turismo alternativo y Daisy, que coloreaba con acuarelas carteles turísticos y Fran, hermano de Iago.

Allí arriba hablamos de historias que se escondían detrás de los muros, de casas abandonadas, de conversaciones con cambulloneros, de hoteles para las prospecciones, de casas protegidas y desprotegidas, de procesiones y de rutas posibles por la Isleta.

Antes, mi amiga Lola Carreño se había acercado a vernos en el comienzo del SketchCrawl y hablamos también, del por qué para mí el dibujo es un lenguaje y cualquiera puede usarlo a su manera y como quiera, para entender el mundo. El mundo que me hacía mirar hacia delante y ver el edificio que fuera de los portuarios, hoy ocupado por la Policía, que quiso ser centro cultural, que guarda también mil y una historias… una bicicleta, un árbol, las guaguas, un coche de policía, gente que cruza la calle…

Plaza Ingeniero Manuel Becerra

No escogí la Isleta al azar. La Isleta guarda historias también mías, de años atrás. Historias que sólo el dibujo deja asomar, como la de Belén María:

Dibujando en la Plaza de Belén María

O como la del Castillo de la Luz, al que luego fuimos a dibujar. Ese castillo que quedó sitiado por calles, avenidas y hasta una fea valla de acero que hoy lo protege, dicen, de sus dueños que es el pueblo de la Isleta, y que convive con un carabela desmochada, el monumento al cambullonero y un parque que fue despojado de la mayoría de sus árboles:

Castillo de la Luz, Carabela y monumento al cambullonero

Historias. Historias que tejimos alrededor de una mesa, como la esencia de los cuentos, o cómo contar una historia, historias que se alargaron hasta la media tarde, como esas casas que resisten al borde del mar, no sólo al propio mar, sino a un modo de vida que amenaza con derribarlas de esa roca a la que algún día se subieron:

Paseo de la Puntilla

Con esas historias, hablando de arte y cultura, de exquisitos y de populares, de artistas de etiqueta y artistas de verdad, de Galdós y de Néstor de la Torre, acabamos al borde del mar el 45 SketchCrawl en Las Palmas.

Y Dulce González y Néstor Bolaños, y Ale me regalaron el placer de ver otras maneras de entender el mundo, otras maneras de dibujar:

Dibujos de Dulce González

Dibujos de Néstor Bolaños

Dibujos de Pedro Villarrubia

He de confesar que tras más de 30 años aquí no entiendo esta ciudad de tan largo nombre, Las Palmas de Gran Canaria, y quizás nunca la entienda, pero dibujando voy creando mi propia visión de esta ciudad. Y quizás del mundo.

Anuncios

Artenara – cuaderno de dibujos

Artenara es un pueblo de la isla de Gran Canaria, el más pequeño y el de más altitud (1.270 m.) de la isla. Quizás por ello las vistas desde allí son su mayor atractivo, tanto a la Caldera de Tejeda, como a Tenerife, La Aldea o Tamadaba.

Otro de los atractivos de Artenara son sus casas cueva. Edificado en una ladera, ya desde tiempos aborígenes la gente aprovechaba cuevas naturales y las acondicionaba como vivienda. Posteriormente les añadía más habitaciones excavando o o edificando fuera. Hay así en Gran Canaria muchos pueblos que han heredado esta forma abrigada y natural de construir.

Pero en 30 años viviendo aquí para mí Artenara ha sido siempre un sitio de paso, donde hacíamos una breve parada, tomábamos unas fotos, un café y seguíamos camino hacia otro punto de la isla.

Esta navidad, la crisis nos ha “dejado” en Gran Canaria, pero hemos aprovechado para pasar unos días en una casa cueva, “El Caidero”, acondicionada como casa rural. Desde allí hemos hecho excursiones, hemos visitado sitios que habíamos visto de lejos pero a los que nunca habíamos llegado, como Acusa Seca, el Roque Bentayga o El Espinillo.

Allí hemos refrescado nuestra temperatura y renovado nuestros aires, hemos descansado y he dibujado. Además, para mí acabar un año en un lugar que empieza con “Arte” es una buena forma de empezar el próximo.

Estos que ven son los dibujos de mi cuaderno de notas, dibujado entre Artenara y Tejeda, en el orden en que los dibujé:

Roque Bentayga y Roque Nublo
Roque Bentayga y Roque Nublo
Acusa Seca. Artenara
Acusa Seca. Artenara
Vista desde Acusa Seca. Artenara.
Vista desde Acusa Seca. Artenara.
Cruce de Acusa Seca. Artenara.
Cruce de Acusa Seca. Artenara.

Roque Bentayga desde el almogarén.

Vista desde cueva del Roque Bentayga.
Vista desde cueva del Roque Bentayga.
El Espinillo. Tejeda.
El Espinillo. Tejeda.
Casa cueva "El Caidero". Artenara.
Casa cueva “El Caidero”. Artenara.
Barrio de las Cuevas. Artenara.
Barrio de las Cuevas. Artenara.
Iglesia de San Matías. Artenara.
Iglesia de San Matías. Artenara.
Bodeguilla "El Solapón", el Caidero. Artenara.
Bodeguilla “El Solapón”, el Caidero. Artenara.
Barrio de las Cuevas. Artenara.
Barrio de las Cuevas. Artenara.
Vista desde la casa cueva "El Caidero". Artenara.
Vista desde la casa cueva “El Caidero”. Artenara.
Mis hijos en la piscina de la casa cueva "El Caidero".
Mis hijos en la piscina de la casa cueva “El Caidero”.