Así me fue el 38º Sketchcrawl en Las Palmas

El sábado pasado amaneció luminoso y soleado. Un gran día para dibujar. Pensando en la suerte de clima que tenemos por aquí bajé caminando hasta el Parque de Santa Catalina. Allí me encontré con Ale, pionero y el más fiel compañero de estos encuentros, desde que el año pasado nos dio por organizar el 34º Sketchcrawl. No vino nadie más. Y empezamos a dibujar.

El Parque de Santa Catalina es un sitio curioso. Ya lo dibujamos hace un año, pero fue por la tarde y no tenía ni la milésima cantidad de actividad que este sábado: jubilados jugando a las cartas o al dominó, jóvenes ensayando bailes para el carnaval, ciclistas circulando en grupo, turistas de diferentes lugares, paseantes, policías, niños que juegan…

Geométricamente el parque es un rectángulo atravesado por tres calles, una central y dos laterales formando un H y rodeado de muy diversos edificios, altos, bajos, hoteleros, bancarios, comerciales, museísticos, municipales,…por aquí y allá se acumulan palmeras, laureles o ficus, parterres con flores, quioscos, bancos, restaurantes y terrazas, un parque infantil, una antigua casita que fue oficina de turismo, y hasta aparcamiento subterráneo bajo una explanada pavimentada frente a dos antiguas naves portuarias, hoy una de ellas el museo Elder de ciencias. Detrás de esos edificios la plaza (que aquí, no sé si por ironía o por tradición se le sigue llamando “parque”) se extiende en otra explanada hacia el intercambiador de transportes, el centro comercial El Muelle y el Puerto, que ese sábado alojaba un enorme crucero.

Allí empecé a dibujar. Primero, en una esquina de la plaza, bajo unos toldos allí instalados los jubilados juegan al ajedrez, el dominó y las cartas, mientras, otros observan, conversan o descansan al sol.

1. Jugando a las cartas
1. Jugando a las cartas

Luego me dirigí al centro del parque. Allí, cerrado por vallas se levanta el escenario del Carnaval y las gradas del público. Allí dentro unos jóvenes bailarines ensayaban pasos de baile. desde fuera, un grupo de ciclistas se paró un rato para verlos. ¿Cómo no intentar dibujar ese momento?

Ciclistas y Bailarines
2. Ciclistas y Bailarines

Luego pregunté en la puerta a las verjas si podríamos entrar a dibujar el escenario desde dentro. Permisos, palabras,… no se pudo, así que volví al centro del Parque. Llegó el momento de reunirme con Ale y tomarnos algo en una terraza cercana. Sol, charla y tiempo para dibujar. Frente a nosotros una chica leía al sol. El dibujo no le hace justicia al momento y espero ser capaz de convertir esa imagen en una futura acuarela.

La lectora
3. La lectora

Terminó nuestra sesión de terraza con la visita de cuatro músicos ambulantes. Dos clarinetes, un acordeón y una modesta pandereta pusieron fondo musical a aquel momento:

Músicos ambulantes
4. Músicos ambulantes

En ese momento Ale se despidió y yo decidí seguir y me dirigí hacia el puerto. Junto al intercambiador hay una grúa que quería intentar dibujar. Allí hay un parque para perros y se ven los barcos del puerto. El tiempo cambió bruscamente, se levantó viento y se nubló el cielo. Aún así intenté hacer una panorámica. Comencé, al revés que en otros casos, aplicando el color a la acuarela y dibujando luego encima con pluma y rotulador.

Pipi Can, parque para perros
5. Pipi Can, parque para perros

Desde allí cerca del intercambiador se contemplaba una de esas superposiciones de estilos épocas, tamaños y colores tan características de esta ciudad: fuente antigua frente al museo construido superponiendo edificio de cristal a la antigua nave Elder, torre de hotel y edificios de viviendas, y salpicando los espacios, palmeras y personas. Decidí dibujarlos con meras líneas de contorno:

Contornos
6. Contornos

Iba a decidir retirarme ya cuando recordé que en la Playa de las Canteras terminamos el 34ºSketchcrawl, así que por qué no intentar acercarme allí. Con suerte podría dibujar uno de sus grandes atardeceres. No hubo suerte y el viento y las nubes lo evitaron, pero pinté una acuarela del momento: algunas parejas hablando, gente paseando. palomas en la arena y gaviotas volando…

Playa de las Canteras
7. Playa de las Canteras

Así pues, sólo, ventoso y nublado me despidió un día en que una vez más, Las Palmas se me mostró dibujable y cambiante, luminosa y populosa, natural y artificial, vieja y moderna. Puede que no sea esta una ciudad de dibujantes, pero no cabe duda que es una ciudad que me gusta dibujar.

Y con este triple retrato, antes, al final y en pleno Sketchcrawl, dibujado por Ale, cierro esta crónica. Pueden ver estas mismas fotos en Sketchcrawl – Las Palmas de Gran Canaria en Sketchcrawl.com y en mi album de Flickr: www.flickr.com/photos/pvillarrubia/sets/72157632564163878/

8. Triple retrato
Triple retrato
Anuncios